Más Cuentos de El Faraón. Gabriel Hernández Miranda
16 mayo 2022 13:05hrs
Actualizado el 16 mayo 2022 13:05hrs
Gabriel Hernández. El Faraón del Espectáculo.
Opinión adn40

Más Cuentos de El Faraón por Gabriel Hernández: El día que conocí a Gustavo Cerati.

Hoy en Más Cuentos de El Faraón por Gabriel Hernández: El día que conocí a Cerati, uno de los hombres que puso letra y música a la vida de miles de personas.

Más Cuentos de El Faraón por Gabriel Hernández: Uno de los hombres que le puso letra y música a las vidas de miles y miles de personas a lo largo y ancho de Hispanoamérica, se llama Gustavo Adrián Cerati Clark. Líder, cantante, compositor e inspiración del proyecto Soda Stereo, quien llevó al grupo a un nivel de veneración que superó las barreras del tiempo y las fronteras físicas de los países.

Las primeras veces en las que tuve la oportunidad de conocer su trabajo, fue en los años ochenta, en aquellos años, los trabajos musicales tardaban en llegar a las tiendas de discos físicas en todo el continente, sin embargo, temas como Nada Personal, Cuando pase el temblor y Juegos de Seducción, rápidamente encontraron un refugio en la necesidad de aquella juventud de una identidad musical que se expresara y se entendiera en castellano, aunque la distancia del Rio de La Plata, fuera una condicionante geográfica.

El día que conocí a Gustavo Cerati.

El paso de los años, me llevó a ejercer una de las profesiones que en mi juventud, jamás me imaginé que llevaría a cabo, el periodismo de espectáculos, mismo que me llevó a intercambiar ideas con grandes personalidades del cine y la música, entre ellos, Gustavo Cerati, quien estaba de visita de la Ciudad de México para presentar su disco “Bocanada” el primer trabajo posterior a la disolución de Soda Stereo.

Gustavo Cerati con Gabriel Hernández El Faraón del Espectáculo
Gabriel Hernández
Gabriel Hernández: Gustavo Cerati, uno de los hombres que le puso letra y música a las vidas de miles y miles de personas a lo largo y ancho de Hispanoamérica

Ese día hablamos de todo, de las sensaciones, de las emociones, de la independencia y de la soledad que le permitía explorar sus límites artísticas e inspiracionales que podría visitar a menudo y gracias a la separación del grupo que cada día era más insostenible.

Con el paso de sus producciones discográficas, las visitas a México fueron obligadas, por suerte, una constante en dichos viajes, era la entrevista con este servidor, quien tenía que hacer una especie de desconexión neuronal, para que el lado periodístico pudiera superar al del fanático de la vida y obra de Gustavo, misma que me ayudó a enterarme de la reunión de Soda Stereo, o por lo menos del plan que surgió de la reunión con Charly y Zeta en un concierto de U2 en Buenos Aires, y que el mismo Cerati, no pudiera negar y algunos otros detalles que nos llevó a tener una cercanía poco usual.

Recuerdo en una ocasión, coincidir con Gustavo y su comitiva en Mazatlán, Sinaloa, en un evento de Julio Preciado, en un centro de espectáculos llamado “The Box”, donde el argentino se presentaría. Esa noche, compartí la mesa con él, en una cena improvisada en donde no podía creer mi buena suerte.

La última vez que vi a Gustavo fue, Noviembre del 2009, probablemente el día 11. Venía a presentar su disco “Fuerza Natural” lo vi en un concierto en el Auditorio Nacional, sin pensar que no habría otra oportunidad. El 15 de Mayo del 2010, en Caracas, Venezuela, Gustavo Cerati, comenzaría un largo sueño del que ya no despertaría, un accidente cerebro vascular, terminó con el hombre, pero comenzó con la leyenda que continúa hasta nuestros días a doce años de uno de los días más tristes del rock en español. El día de Gustavo Cerati, cerró los ojos, para no volverlos a abrir, por lo menos en este mundo.

Más Cuentos de El Faraón por Gabriel Hernández Miranda. “El Faraón Del Espectáculo”
@Faraon_Gabriel

adn40, siempre conmigo. Descarga nuestra app
hcj

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias