lostresreyesmagos.jpg
Getty Images
Redacción ADN40
Pop

Reyes Magos, la historia de una tradición que nació en los evangelios

La historia que año con año se fue completando hasta forman a la tradición de los Reyes Magos que conocemos hoy en día

Hablemos sobre la historia de los personajes tan esperados en la noche del 5 de enero: los Reyes Magos. Una tradición que sigue viva en los hogares mexicanos; hasta hace algunos años aún se permitía mandar la carta para los reyes atada a un globo, pero esto terminaba contaminando el medio ambiente, por lo que se dio paso a dejar el zapato o la carta en el árbol, así como la bota colgada en la chimenea.

La primera alusión hacia estos emblemáticos personajes se remonta a los evangelios, donde narran que los magos del Oriente son guiados por la estrella de Belén para adorar al rey que acaba de nacer. De acuerdo a la historia, le ofrecen oro, el metal de los reyes, incienso, ofrenda de los dioses y mirra, símbolo de la naturaleza humana.

A partir de esas primeras noticias, se fue ampliando la leyenda y la popular tradición de los Reyes Magos. En los Evangelios Apócrifos, el término “mago” se interpreta como sinónimo de astrólogo, alguien que a través de la lectura de las estrellas puede predecir acontecimientos.

Los nombres de los Reyes Magos, tal y como los conocemos hoy en día, tiene su origen en una tradición medieval; específicamente en la Biblioteca Nacional de España donde se preservan los testimonios escritos y artísticos de la literatura española del siglo XII, en la obra Auto de los Reyes Magos se menciona a Melchor, Gaspar y Baltazar, pero no como reyes, sino como stelereos, es decir, astrólogos.

Así fue que los primeros nombres aparecieron en la ciudad italiana de Rávena, en el famosos mosaico del siglo VI en la basílica de San Apolinar el Nuevo; cuenta la historia que en ese entonces, se creía que los Reyes Magos podría proteger contra la epilepsia y que para curar a los enfermos bastaba con rezarles una breve oración al oído, pronunciando al final el nombre de los tres.

Por esa época, la palabra mago, levantaba sospecha respecto a la magia negra y blanca, de hecho en algunas partes de Europa, era común que el 6 de enero se escribiera GBM, las iniciales de los Reyes Magos, en todas las puertas de casas y establos, a fin de proteger tanto a personas como animales de los ataques de demonios y brujas.

Otra leyenda del siglo XIII, interpreta los simbolismos, de acuerdo a los clérigos, cada uno de los reyes representa las tres tribus bíblicas de Sem, Cam y Jafet; es decir, Asia, Europa y África. También se menciona que los tres personajes son de diferentes edades, el primero es un viejo de barba blanca, el segundo de edad madura y barba negra, mientras que el tercero es un joven.

Para el Renacimiento, los Reyes se convirtieron en un icono pictórico. Varios artistas como Masaccio, Fra Angelico, Gozzolo, Botticelli; Van der Wayden, Memling, El Bosco y Rubens, El Greco, Velázquez y otros comenzaron a recrear la famosa escena de los tres Reyes Magos vestidos con elegantes trajes, acompañados de sus camellos y arrodillados en un humilde establo.

A partir de un pequeño hecho evangélico, la figura y nombre de los Reyes Magos fue adquiriendo importancia; inclusive hoy los recordamos más gracias al arte que al culto religioso. Actualmente, se han convertido en una tradición en las que los niños esperan ansiosos sus regalos la noche del 5 de enero.

La noticia por todos los medios. Descarga nuestra app

deps

¡Suscríbete a nuestro boletín de ADN 40 en Google News!
Más Noticias