/29782907/Proyecto-40/Noticias_P40/Nacionales/Nota
ADN 40

Menú principal

Noticias

PODER MÉXICO FINANZAS INTERNACIONAL CIUDAD DEPORTES SEGURIDAD VANGUARDIA POP DE PUNTA SALUD OPINIÓN

Menú principal

Noticias

PODER MÉXICO FINANZAS INTERNACIONAL CIUDAD DEPORTES SEGURIDAD VANGUARDIA POP DE PUNTA SALUD OPINIÓN
PROGRAMACIÓN
REGISTRO
REDES SOCIALES

Menú videoteca

OPINIÓN

A quemarropa Al filo Aquí entre amigos Azteca Documentales Berman: Otras historias Café de Noche Desafío Desde la trinchera Desde las Cámaras EC = Pablo Boullosa El nuevo México El Otro Palco El Sillón de Pensar En contexto En Red Encuentro de opiniones Entre reporteros Especiales Frente a frente Índice Económico Juzgue Usted Katia 360 La billetera La de ocho La entrevista con Sarmiento La pura verdad Los despachos del poder Los Observadores México Confidencial No hay lugar común Nombres, nombres y nombres Primer Círculo Reporte 13 Rocha y Sarmiento Tocando vidas Todo Personal Vidas apasionantes

CULTURA

Algarabía CDI El Foco El Pulso de la Fe El Refugio de los Conspiradores La Otra Aventura Leyenda Urbana México Bravo

ENTRETENIMIENTO

Alta Definición Farándula 40 Inbox Platicando con Alazraki

DEPORTES

ADN Deportes Box Azteca

Buscador

ADN 40

Resultados de la búsqueda

 

Registro

ADN 40
ADN 40

SUSCRÍBETE

AVISO DE PRIVACIDAD SIMPLIFICADO
Operadora Mexicana de Televisión, S.A. de C.V. y sus filiales, subsidiarias y partes relacionadas (en lo sucesivo P40) con domicilio en Periférico Sur número 4121, colonia Fuentes del Pedregal, Delegación Tlalpan, Ciudad de México, Distrito Federal, código postal 14141. En cumplimiento a la Ley Federal de Protección de Datos en Posesión de los Particulares, hace de su conocimiento que los datos personales y/o datos sensibles que usted libre y voluntariamente llegare a proporcionar a través de este medio, estarán sujetos a las disposiciones del Aviso de Privacidad Completo de P40 mismo que puede ser consultado en el sitio de Internet: www.adn40.mx y en el cual se explica el tratamiento de su información y los derechos que le otorga la legislación aplicable.

AVISO DE PRIVACIDAD COMPLETO Regístrate
 

 

Redes sociales

FACEBOOK TWITTER YOUTUBE INSTAGRAM
 
 

Espiral

¿Cómo calibrar una presidencia que se mueve bajo la impredecible balanza del capricho?

Redacción ADN40
martes 13, junio 2017
@adn40mx

Por Guillermo Fajardo


¿Cómo calibrar una presidencia que se mueve bajo la impredecible balanza del capricho? Parece que el poder, en la época de Trump, equivale a equilibrar políticamente lo que se sabe que se puede hacer y lo que es poco probable que suceda pero que vale la pena intentar, aunque los límites legales de una decisión determinada la conviertan en acto criminal. El testimonio público del ex director del FBI, James Comey, le abrió al público estadounidense, y al mundo, para el caso, la posibilidad de confirmar que el presidente de Estados Unidos es la bisagra de una puerta que conecta el mundo de la conspiración global y mediática —el cambio climático es un invento de los chinos; el cristianismo se encuentra bajo ataque; el número de asistentes a su inauguración— con el mundo de la charlatanería política —la construcción del muro; la prohibición para que ciudadanos de ciertos países no puedan entrar a Estados Unidos; la presión contra Comey para que dejara la investigación en torno a Michael Flynn; su renuencia a seguir administrando su imperio financiero.


Estados Unidos no se encuentra en crisis o, al menos, está en una crisis contenida. Las instituciones del gobierno norteamericano han funcionado como diques de contención y su sociedad se ha atrincherado políticamente en contra del Presidente. La especificidad del contexto político sumada a una posible intervención de los rusos a favor de Trump dinamitaron las probabilidades de un cambio suave pero formalmente irrelevante: Clinton hubiera seguido la misma política que Trump —Primero Estados Unidos— pero sin las irreverencias del Presidente. Los que se sorprenden de las declaraciones de Trump no entienden que la política relacional de los Estados Unidos con el mundo siempre ha sido la de un archipiélago que juega con sus propias reglas. Lo único que ha hecho Trump es llevarlas a un extremo —irracional, peligroso, posiblemente devastador. Políticamente, el presidente se encuentra asediado en múltiples frentes, lo que lo lleva a ejercer un poder que en su decorado sigue siendo el deLa Casa Blanca, pero que en su contenido es el de firmar órdenes ejecutivas y presentarlas a su base —los únicos que le siguen creyendo— como si fueran a modificar el curso que el mundo ha tomado: mercados globalizados en detrimento de industrias como el carbón; la necesidad de un título universitario como puerta a un trabajo mejor pagado; los inmigrantes como los grandes creadores de industrias enteras; la movilización en grandes bloques nacionales para invertir en energías renovables.


Trump, sin embargo, ha logrado lo inimaginable: prender la chispa política en un medio global apático y mortalmente aburrido por sus avances mediáticos y tecnológicos. El mundo ya no espera con ansia la prolongación renovadora del iPhone sino la próxima declaración del Presidente. Estados Unidos podrá aislarse del mundo pero no renunciar a él: todos, incluso el mismo Trump, intuyen que incluso las relaciones comerciales que ven como desfavorables —el TLCAN, por ejemplo— son necesarias para su riqueza. La admiración de Trump por gobiernos autocráticos, además de su ignorancia democrática, viene regulada por su biografía: dueño de negocios multimillonarios, la única voz que escuchaba era la suya. El problema con su administración es que la operatividad que proviene del ejecutivo se encuentra continuamente castrada debido a que sus oficiales se han convertido, en lugar de la voz del presidente, en un muro de control de daños.


No veo por parte del gobierno mexicano ninguna estrategia para negociar con Trump. Tal vez ya ni falta hace: hay que agradecerle a las instituciones norteamericanas —a sus medios de comunicación, al senado, a su sistema de justicia, al público— la presión nacional sobre el Presidente que ahora gira sobre su propio eje, enérgico, pero contenido. Aquí sigue sin pasar demasiado, excepto lo mismo. Nuestros intelectuales siguen siendo los mismos; nuestra desigualdad sigue siendo la misma; nuestra violencia sigue siendo la misma; los favores, y no el mérito, se siguen cobrando igual.


Las instituciones norteamericanas responden ante las crisis; las mexicanas, ante cualquier atisbo de cambio. El poder en México no traduce los problemas sociales en políticas sino que los secuestra para crear la percepción pública de su diagnóstico, que aplazará otros seis años, y así.


RELACIONADOS

COMENTARIOS
 
 

ADN 40

DIRECCIÓN

Periférico Sur 4121,
Col. Fuentes del Pedregal,
México, D.F. 14141

SERVICIO Y ATENCIÓN AL CLIENTE

1720 1313

© Operadora Mexicana de Televisión, S.A. de C.V., 2017. Todos los derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización previa, expresa y por escrito de su titular.