ADN 40

Menú principal

Noticias

PODER MÉXICO FINANZAS INTERNACIONAL CIUDAD DEPORTES SEGURIDAD VANGUARDIA POP DE PUNTA SALUD OPINIÓN

Menú principal

Noticias

PODER MÉXICO FINANZAS INTERNACIONAL CIUDAD DEPORTES SEGURIDAD VANGUARDIA POP DE PUNTA SALUD OPINIÓN
PROGRAMACIÓN
REGISTRO
REDES SOCIALES

Menú videoteca

OPINIÓN

A quemarropa Al filo Aquí entre amigos Azteca Documentales Berman: Otras historias Café de Noche Desafío Desde la trinchera Desde las Cámaras EC = Pablo Boullosa El nuevo México El Otro Palco El Sillón de Pensar En contexto En Red Encuentro de opiniones Entre reporteros Especiales Frente a frente Índice Económico Juzgue Usted Katia 360 La billetera La de ocho La entrevista con Sarmiento La pura verdad Los despachos del poder México Confidencial No hay lugar común Nombres, nombres y nombres Primer Círculo Reporte 13 Rocha y Sarmiento Tocando vidas Todo Personal Vidas apasionantes

CULTURA

Algarabía CDI El Foco El Pulso de la Fe El Refugio de los Conspiradores La Otra Aventura Leyenda Urbana Los Observadores México Bravo

ENTRETENIMIENTO

Alta Definición Farándula 40 Platicando con Alazraki

DEPORTES

ADN Deportes Box Azteca

Buscador

ADN 40

Resultados de la búsqueda

 

Registro

ADN 40
ADN 40

SUSCRÍBETE

AVISO DE PRIVACIDAD SIMPLIFICADO
Operadora Mexicana de Televisión, S.A. de C.V. y sus filiales, subsidiarias y partes relacionadas (en lo sucesivo P40) con domicilio en Periférico Sur número 4121, colonia Fuentes del Pedregal, Delegación Tlalpan, Ciudad de México, Distrito Federal, código postal 14141. En cumplimiento a la Ley Federal de Protección de Datos en Posesión de los Particulares, hace de su conocimiento que los datos personales y/o datos sensibles que usted libre y voluntariamente llegare a proporcionar a través de este medio, estarán sujetos a las disposiciones del Aviso de Privacidad Completo de P40 mismo que puede ser consultado en el sitio de Internet: www.adn40.mx y en el cual se explica el tratamiento de su información y los derechos que le otorga la legislación aplicable.

AVISO DE PRIVACIDAD COMPLETO Regístrate
 

 

Redes sociales

FACEBOOK TWITTER YOUTUBE INSTAGRAM
 
 

Cabrito, tradición gastronómica y distintiva de Nuevo León

El cabrito, tradicional platillo de la gastronomía en Nuevo León, representa un rito para quienes lo preparan

Administrador ADN40
@adn40mx

Quienes lo preparan, que de inicio saben que el espécimen caprino no debe pasar de 35 días de nacido y haber sido alimentado exclusivamente con leche.

José Ángel Macías Verástegui, experimentado parrillero del restaurant “Los Cabritos”, localizado en jurisdicción del municipio metropolitano de Guadalupe, explicó a Notimex el proceso de elaboración de este lujo gastronómico, en su modalidad al pastor.

“Un cabrito para asar es de 28 a 35 días –de nacido- no debe de ser más grande porque ya no sería cabrito, el cabrito, lo que es la riñonada, pecho, pierna y las paletas, lo más sabroso de aquí es la riñonada, porque todo lo que lleva es la grasita, lo más jugoso del cabrito”, señaló.

Todo lo anterior, antes de que el caprino pruebe la hierba, lo que lo hace más suave y exquisito al paladar exigente de comensales en esta entidad del noreste de México, donde se consumen alrededor de 300 mil cabritos al año.

A la usanza de los judíos sefarditas, que acompañaron a los españoles en la época de la colonización, el cabrito se prepara al calor de las brasas y ensartado en una varilla de acero.

Todo inicia desde el sacrificio del caprino, traído en su mayoría de estados como San Luis Potosí, Zacatecas y, en menor grado, del sur de Nuevo León e incluso del extranjero.

Tras abrirse en canal, el cabrito al pastor se cocina lentamente, aunque previamente, el “chivo” se coloca en una hielera o pileta para remojarlo durante unas dos horas y salarlo.

En paralelo, se alistan varillas para ensartar el cabrito transversalmente, mientras el carbón está al rojo vivo, esperando entrar en acción con sus más de 150 grados de temperatura.

Ya colocado entre varillas, al calor de las brasas, por espacio de unas dos horas, a fuego lento, y girándolo en todos sus extremos, para su cocimiento parejo.

El experimentado parrillero regiomontano agregó que transcurrido dicho lapso, el cabrito queda listo para su corte y degustación, acompañado de un guacamole, frijoles a la charra y desde luego, una cerveza bien helada.

Al hacer los cortes, que alcanzan para ocho personas, se divide en riñonada, piernas, paleta y pecho, listos para servirse con lechuga, tomate y cebolla.

“Aquí en Monterrey lo que más exige el cliente es la riñonada, por su sabor y lo rico del cabrito”, comentó Macías Verástegui, con 20 años de experiencia en su oficio, dentro del establecimiento localizado sobre la avenida Miguel Alemán, al oriente de Monterrey.

Para los conocedores en la elaboración de este manjar de la cocina norestense, el riñón del cabrito tapado con grasa es indicativo de que es “un cabrito joven, de leche”, que desde los 28 días puede ir al plato.

“Lo que es la riñonada, lo que es el pecho, viene siendo lo más sabroso del cabrito, porque es la que trae más grasa, lo que es la paleta y las pierna, es la que trae más carne, el cliente a veces pide una orden del que trae más carne, y si quiere algo sabroso del rico cabrito, puede ser un pecho o una riñonada”, destacó.

Para prepararlo también se pueden agregar los llamados “machitos” de cabrito, una combinación del hígado y corazón, envueltos en la tela pleural de las vísceras y la tripa, previamente lavada, asados representan un deleite adicional al platillo, sin faltar la riñonada.

Y para no desperdiciar nada del “chivito”, su cabeza se cuece al vapor, “es muy rica por los sesos, los ojos y la lengua, como una barbacoa”, manifestó el entrevistado.

Una orden de este platillo típico en Nuevo León, en Los Cabritos, tiene un costo de 264 pesos; la de “machitos” 150 y la cabeza 78; un cabrito completo en mil 900 y dos mil pesos, expuso Macías Verástegui.

Junto con sus compañeros, el parrillero en jefe señaló que en el restaurante llegan a asar de 20 a 25 cabritos entre semana y de 30 a 40 en sábado y domingo, mientras que en días festivos de 70 a 80, mientras que en fechas especiales como Año Nuevo hasta 200.

Para los norteños, comer esta delicia gastronómica es un gusto que vale la pena, no a diario, sí de vez en cuando y en cambio para el visitante, si no paladeó un cabrito, simple y sencillamente “no vino a Monterrey”, afirmó el parrillero, en alusión a esa expresión popular en estas tierras regiomontanas.

Nacionales

RELACIONADOS

COMENTARIOS
 
 

ADN 40

DIRECCIÓN

Periférico Sur 4121,
Col. Fuentes del Pedregal,
México, D.F. 14141

SERVICIO Y ATENCIÓN AL CLIENTE

1720 1313

© Operadora Mexicana de Televisión, S.A. de C.V., 2017. Todos los derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización previa, expresa y por escrito de su titular.